domingo, septiembre 04, 2005


Mucho más que un Monumento Histórico

El 1º de Septiembre la Aduana Regional de Valparaíso celebró los 150 años del Edificio colonial americano que albergó a la Aduana porteña. En la oportunidad se descubrió una placa de homenaje a Feliz García Sarmiento, Rubén Darío, poeta nicaragüense que trabajó como funcionario aduanero como guarda inspector del muelle fiscal, a fines del siglo XIX, escribiendo en Valparaíso su obra Azul, que revolucionó las letras y dio inicio al modernismo. Al evento, que estuvo presidido por el Director Nacional de Aduanas, Karl Dietert, y el Director Regional de la Aduana de Valparaíso, Gustavo Mansilla Salas, asistieron el Gobernador de Valparaíso, Iván de la Maza, el Embajador de Nicaragua en Chile, Edgar Escobar Fornos, así como representantes diplomáticos de dicho país y numerosas autoridades nacionales y regionales vinculadas a la cultura y las artes.


En la ocasión se lanzó un sello postal conmemorativo, en conjunto con Correos de Chile, que muestra la imponente fachada de la Aduana regional, edificación típica de la ciudad de Valparaíso. Asimismo, se llevó a cabo el acto de matasellado o timbre postal, acción que agregó un importante simbolismo a la ceremonia, ya que con el paso del tiempo y debido a la relevancia que le han dado los filatelistas, se buscan especialmente los sellos y cartas con la fecha del primer día de circulación de las emisiones.

Finalmente, se inauguró una Sala Museo Aduanero, iniciativa que tiene el objetivo de recoger lo mejor del patrimonio institucional y contar con un espacio abierto a la comunidad de manera permanente, permitiendo con ello dar a conocer la importante función que cumple la Aduana en el desarrollo de la ciudad y del país.

Este proyecto contempló la habilitación de dos salas, especialmente acondicionadas, donde se expone una muestra importante de documentos, publicaciones, material gráfico, instrumentos utilizados en pesaje y fiscalización aduanera, mobiliario, máquinas de oficina y otros objetos que han sido parte de la vida y de la funcionalidad del Servicio de Aduanas.

Los poetas y el folklore le han dado vida cultural a este edificio colonial americano. Contando con el entusiasmo y organización de la Periodista Patricia Toledo, los funcionarios de Aduanas han realizado muchos eventos en el edificio rojo que ha cumplido 150 años. La actividad de los creativos aduaneros, proyectada a la comunidad, ha revitalizado la identidad aduanera. El Taller Azul ha participado activamente en estas actividades y está convocando a un concurso literario para rescatar la memoria aduanera, las leyendas, epopeyas, romances y anécdotas de las personas que transmitieron sus energías y esfuerzos a este hermoso edificio. Son sin duda las personas y sus historias, las que constituyen el patrimonio intangible que se ha impregnado en cada rincón de esta noble edificación.

1 comentario:

travisfrie73842003 dijo...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here